El Informe de Arthur D. Little sobre la Movilidad en la Automoción destaca las incertidumbres del mercado

LONDRES--()--Las conclusiones principales incluyen:

  • La demanda general de vehículos ha caído, siendo un factor clave para ello las consideraciones medioambientales.
  • Los conductores están considerando cada vez más el cambio a vehículos eléctricos pero las infraestructuras y la oferta siguen levantando dudas.
  • El entusiasmo por vehículos autónomos se ha atenuado, aunque en China sigue siendo positivo.
  • Los consumidores chinos son notablemente más positivos sobre los nuevos servicios de movilidad y vehículos eléctricos en comparación con el resto del mundo.
  • Los fabricantes deberían anticipar mejor los cambios de la demanda de vehículos y el perfil de los compradores.

Arthur D. Little (ADL) ha lanzado hoy la tercera edición de su Informe Global sobre Movilidad en la Automoción, titulado “El futuro de la Movilidad en la Automoción” www.adlittle.com/TheFutureofAutomotiveMobility. Está basado en una encuesta global de más de 8.500 clientes finales en 13 países y muestra que los mercados de automoción globales se encuentran actualmente en una encrucijada. Si bien el estudio identifica que el motor de combustión interna aún domina el mercado, muchos propietarios de vehículos están sopesando los pros y los contras de los vehículos eléctricos. Como resultado, existe confusión sobre hacía donde se dirige este sector y a que velocidad.

Mientras que en el anterior Informe Global sobre la Movilidad en la Automoción de ADL en 2018 se describía una industria “igual que siempre” y que apenas estaba dando sus primeros pasos hacía la movilidad eléctrica, el panorama tres años más tarde es marcadamente diferente. Por ejemplo, se ha producido un cambio drástico tanto en la demanda de automóviles eléctricos como en cómo se percibe la propiedad de los mismos. Durante la pandemia del Covid-19 se ha puesto de relieve la protección e independencia que ofrece tener un automóvil privado pero sin embargo un número significativo de personas está contemplando renunciar a ellos por razones medioambientales y adoptan otras soluciones de transporte alternativas. La tasa anual de crecimiento compuesta del 2% de la industria de automoción es mucho menor de lo que se predijo en la última encuesta de ADL.

El estudio también muestra que el distanciamiento de los vehículos de gasolina y diésel es real y cada vez más fuerte: cuando se les preguntó sobre su próximo vehículo, el 29% de los encuestados favoreció un producto híbrido, mientras que el 12% estaba considerando el cambio a puramente eléctrico. Y si las marcas establecidas no ofrecen una oferta de vehículos eléctricos, muchos de sus clientes están de acuerdo en irse a otros fabricantes. Sin embargo, el crecimiento del mercado se ve obstaculizado por una gama de modelos limitada y una infraestructura de carga de energía inmadura, y la autonomía de los vehículos sigue dictada por la disponibilidad de puntos de carga públicos.

Uno de los hallazgos más intrigantes del estudio es la irrupción de China como un “mercado especial” con actitudes marcadamente diferentes hacia los consumidores del resto del mundo. Por ejemplo, si bien tanto en Europa como EE.UU. el entusiasmo por los vehículos autónomos ha disminuido por miedo a su seguridad, el 71% de los conductores chinos son más aventureros al probar nuevos sistemas de conducción, servicios de movilidad e incluso opciones de compra: El 71% de los conductores en China estarían dispuestos a comprar un automóvil completamente “online” contra el 35% en Europa o el 42% en los EE.UU. Debido al tamaño del mercado interno de China, esta actitud podría tener implicaciones significativas para la industria automovilística mundial.

Klaus Schmitz, coautor del estudio y socio en la Práctica de Fabricación y Automoción de ADL, comenta: “Si bien la industria automovilística global no está exactamente en crisis, los hallazgos de ese estudio definitivamente indican un torbellino significativo, además de una incertidumbre sobre la velocidad y dirección del mercado. Las tendencias establecidas se encuentran con las nuevas y emergentes modas, lo que inevitablemente ha llevado a un estado de cambio. Creemos que la industria se enfrenta a cuatro retos importantes relacionados con el mercado: como anticipar mejor los cambios en la demanda de los vehículos y el perfil del propietario: como hacer una mejor transición hacia los vehículos eléctricos; como hacer crecer de manera rentable el segmento de los servicios de movilidad; y como optimizar la nueva cadena de valor.

Wolf-Dieter Hoppe, coautor de este estudio y socio en la Práctica de Fabricación y Automoción de ADL añade: “Dado el grado de incertidumbre del sector, la industria de automoción necesita desarrollar una mejor comprensión de las prioridades del conductor moderno, si quiere explotar plenamente el potencial que ofrece la electricidad y contrarrestar las preocupaciones que existen sobre los vehículos autónomos. Esto requerirá una evaluación de las inversiones actuales y un cálculo informativo sobre cómo se verán los mercados y la cadena de valor en diez años. Para aquellos fabricantes que hagan esto habrá importantes oportunidades”.

El estudio está disponible en el siguiente enlace. www.adlittle.com/TheFutureofAutomotiveMobility

Contacts

Para más información:
Sue Glanville / Cate Bonthuys
Catalyst Comms
+44 7715 817589
info@catalystcomms.co.uk

Contacts

Para más información:
Sue Glanville / Cate Bonthuys
Catalyst Comms
+44 7715 817589
info@catalystcomms.co.uk